16

JUL

¿Qué ponés primero?


Publicada: 16-07-2018

Muchos latinoamericanos eligen el aparatito



Casi la mitad de los latinoamericanos prefiere renunciar por un mes al sexo antes que al celular

 

Una encuesta realizada en países de la región presenta datos curiosos (y preocupantes en algunos casos) sobre la relación que tenemos con nuestro telefonito.

El teléfono celular se convirtió en un elemento común en nuestra vida cotidiana. Están quienes no se despegan de él, casi como si fuese una extensión de su cuerpo; otros que pueden permitirse dejarlo abandonado sobre algún mueble de la casa por un rato; y otros que aun intentan entender cómo es que con ese aparato se pueden mandar mensajes escritos.

 

Estas conductas, que a veces pueden considerarse adictivas, son las que se evaluaron en la encuesta #PhoneLifeBalance. De allí se desprende que la mitad de los participantes (más de 46 mil argentinos) realiza un uso consciente de su smartphone.

 

Ahora bien, el 13% de ellos está considerado un phone-sapiens, lo que significa que su vínculo con el teléfono se limita a lo estrictamente necesario, desaprovechando muchas de sus funcionalidades. Por el contrario, el otro 38% es el que ha logrado el balance perfecto entre su teléfono y su vida.

 

De la encuesta participaron un 67,75% de hombres y un 31,27% de mujeres, y el 40% de ellos pertenece al rango etario de 30 a 39 años. El 34,6% del total de participantes, sin embargo, confesó un vínculo mucho más fuerte con su celular; mientras que el resto tiende a la obsesión.

 

La encuesta clasificó a los participantes en cinco categorías:

 

-Nivel 1 – Phone-Sapiens: son quienes emplean su teléfono para cuestiones básicas, como llamar por teléfono. Incluso lo prefieren por sobre enviar mensajes escritos. Su presencia en redes sociales es acotada y no aprovechan todas las facilidades que les proporciona la herramienta.

 

-Nivel 2 – Phone-Consciente: son quienes viven con su teléfono y no en él. Hacen un uso del smarthpone para ahorrar tiempo y energía que podrían invertir en cosas que realmente les importen. Valoran sus relaciones personales y encontraron el balance perfecto entre el teléfono y la vida personal. Es el estado ejemplar.

 

-Nivel 3 – Phone-Enamorado: aquí ya comenzamos con los inconvenientes para despegarnos del aparato. Quienes pertenecen a esta categoría lo usan en sus tiempos libres solo porque está ahí, aunque sus modales personales les indican cuándo y dónde usarlo.

 

-Nivel 4 – Phone-Fanático: continuamos el descenso hacia la dependencia. En este caso, el celular jamás está a apagado y siempre está cerca. Suelen asegurar que son multitarea cuando lo que logran es distraerse de múltiples maneras.

 

-Nivel 5 – Phone-Dependiente: ¡hemos llegado! Aquí se encuentran las personas que nunca dejan de usar el teléfono. Es lo primero y lo último que ven en el día, y separarse del dispositivo les genera estrés. Es la realidad más negativa de todas, ya que la relación con el celular eclipsa las relaciones personales. Por suerte, solo un 0,27% de los encuestados nacionales pertenece a esta categoría.



« Volver




La estación FM © 2018 - Todos los derechos reservados
Powered by Bigarmedia